lunes, julio 17, 2006

Isaac se hace una pregunta

Entonces alzó Abraham sus ojos, y
miró, y he aquí un carnero a sus
espaldas, trabado en un zarzal por sus
cuernos…”
Génesis 22:13
Pienso
en la constante desazón
terrible
en que me encuentro
sumergido
como una barcaza
inservible
y rota
abandonada
a los sargazos
pienso
en el ciego vacío
de estos últimos años
sordamente infelices
en la pródiga
e ingrata juventud
en que me veo
desprovisto de todo
y serenamente desahuciado
como un leproso
triste
que reposa
en las llagas infecundas
su memoria
pienso
finalmente
en el dios inclemente
que detuvo
la trémula mano
de mi padre
dispuesta a ejecutarme
sobre el altar de piedra
contundente

¿Habrá querido dios
perpetuar el sacrificio
abominable
sangrar
acaso
todos mis pobres días
sobre la tierra?

5 Comments:

Anonymous lorena said...

qué bello...

8:40 p.m.  
Anonymous mesa said...

es que dios no sabe perder una apuesta

4:32 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Bravo!...mucha entraña de por medio...se siente detrás esa desazón bohorquiana...hay que sacarle provecho...
bien.
J

11:51 a.m.  
Blogger Joel Flores said...

morro, llegué a su blog por su nick, jejeje, lo leeré estos días con calma, jejeje, espero y nos encontremos pronto para echarnos una wamilas y fumar como chacuacos,

un abrazo.

11:55 a.m.  
Anonymous dulzinea said...

quien eres???
me encanta lo que escribes...
gracias....

1:27 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home