sábado, agosto 12, 2006

Noticias del Reino



I

Una estrella de roja incandescencia

una flor abierta y majestuosa y roja

un fruto desgajado y rojo

un tibio y rojo temblor imperceptible

algo como unos labios rojos

―sí, como unos labios mucho muy rojos―

pienso

al ver su cabeza

reventada por las balas

3 Comments:

Blogger La Doncella Dilatada said...

mejor una rojo de granada
un rojo de sangre de pájaro
un rojo de labial en la camisa
ele cé
lugar común
ya lo sé
mejor una rojo en la mejilla de saludo y concordia
. . .

muak!

1:24 p.m.  
Blogger gabyrotten said...

ese envejecer como una letanía. tssssssssssss, las letanías, de las letanías y los rojos labios entre unos vida y en la otra los mendrugos de pan secos que cortan la saliva: los hermanos Zaied.

Saludos desde la antesala del infierno con 40° centígrados.

¿Cuándo nos veremos again don Ombra?

besos


gabytorres

1:45 p.m.  
Blogger Óscar David López said...

yo tengo unos zapatos rojos...

y no me siento doroty


:P


Besos,

Óudi-Ló.


y siempre podemos intentar sacarle algo a la institución

8:55 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home