sábado, abril 28, 2007

Kentaro

Sentados a la sombra de un gran oyamel de hojas aceradas

en una de las bancas del Carson Park

Kentaro ha referido para mí, esta mañana, la historia de Buda


“…y un elefante blanco descendió desde el cielo

y entró por su costado mientras la reina dormía:

en la trompa transportaba la hermosa flor de loto

de cuyo néctar Buda, el príncipe, sería engendrado…”


luego nos tumbamos sobre el pasto

y terminamos nuestros dátiles secos en silencio


hemos venido aquí muy brevemente

―interrumpió Kentaro suspirando―

hemos venido a este mundo que sufre y clama

solamente un segundo

sólo un segundo sobre la tierra



luego cerró sus diminutos ojos

y cruzando las delicadas, blancas manos orientales

a la altura del pecho

sin mirarme

dijo un mantra


Asato mā sad gamaya

Tamaso mā jyotir gamaya

Mtyormā amtam gamaya

Aum śānti śānti śānti


y continuó:


hoy, al despertarme, he pedido ser un bodhisattva

y ayudar a los otros en la búsqueda

de la revelación


la luz, a través de la fronda de los viejísimos árboles

dibujaba en móvil, frágil claroscuro

las diminutas hojas en el césped del Carson Park


en la avenida

el semáforo cambiaba del verde al amarillo

y luego al rojo

en un par de segundos


Yo recordé, esa mañana, las palabras que había dicho el poeta

alguna vez:


"No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí

aunque sea jade se quiebra

aunque sea oro se rompe

aunque sea plumaje de Quetzal se desgarra

no para siempre en la tierra: sólo un poco aquí"


"flores y cantos al dador de la vida"


Pero no pude compartirlas con Kentaro.


Deseo que puedas ser un “bodhisattva”

―agregué solamente―

era momento de regresar a trabajar.

3 Comments:

Blogger mar adentro said...

¿y si te quedas otro rato en el parque? total, ya lo dijo el poeta...sólo un poco aquí.

Besos.

12:53 p.m.  
Blogger Perséfone said...

sólo un poco aquí... están más cerca el principio del final, más de lo que se puede creer...

2:31 p.m.  
Blogger Ismael Lares said...

después de la charla
- supongo -
omar-shen
se escurrió
como té de jazmín
por la garganta
del monje cabeza
de rodilla

...everything zen - i don´t think so

saludos, maese!

oye, te puedo mandar el poemario
ya conseguí que me lo publiquen.

4:12 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home