martes, mayo 22, 2007

De la necedad

Regresar otra vez

como un navío vencido y roto

de las batallas impuestas

de la estéril marea

fundacional de los nombres

al silencio


cerrar sobre los ojos

el doble velo de oscuridad

los párpados


reconocer en el sutil fingimiento

del sueño

el extravío


sentir

bajo la lengua

todavía

el dulce arpón de la palabra

sangrándonos


escuchar

entre las sombras

el llamado de dios

a la cordura



y negarse

2 Comments:

Blogger mar adentro said...

Eso...Negarse.

¿Tiene algún caso regresar, escuchar, sentir...cuando en tierra nos espera sólo la imposibilidad?

Andas haciendo falta...pero no regreses, quédate allá y cuenta más historias, los abrazos, las cheves, la salsa, la otra salsa, las preguntas...pueden esperar.

11:02 a.m.  
Blogger Iván Figueroa said...

batazo:

una saludo, se te extraña:

cuidaos...

un abrazo:

el iván

12:03 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home